La tecnología que nos llevó a la luna Leave a comment

Con motivo del aniversario, la NASA ha recogido en un documento más de 1.500 tecnologías que tras usarse en la misión, han beneficiado a la humanidad, mejorado la calidad de vida y promovido el bienestar económico.

Corría el 1969, hace ya 50 años, cuando el Apolo 11 aterrizó en la luna y para tal hazaña fue necesario emplear la tecnología más puntera de la época entre ordenadores, cámaras y demás dispositivos, mucha de la cual ha perdurado hasta nuestros dias.

Con motivo del aniversario, la NASA ha recogido en un documento más de 1.500 tecnologías que tras usarse en la misión, han beneficiado a la humanidad, mejorado la calidad de vida y promovido el bienestar económico. Desde el uso del GPS, la presencia de comida deshidratada en los supermercados o la mejora en el calzado deportivo.

Esta misión se llevó a cabo gracias al trabajo de las más de 400.000 personas implicadas en el proyecto, entre los que se encontraban por ejemplo más de 4.000 trabajadores de IBM quienes se dedicaron a escribir código, programar ordenadores y ejecutar simulaciones.

Homer Ahr, un antiguo programador informático de IBM en Apolo, explicó que el 85% del código que IBM escribió para Apolo 11 «no tenía nada que ver con que todo saliera bien». Tan importante como era diseñar ordenadores, códigos y sistemas que pudieran aterrizar con éxito en la luna y regresar a casa, como importante anticiparse a lo desconocido.

Tecnologías

Quizás la ilustración más clara de las contribuciones de Apolo al estado del arte es el sistema de control digital de vuelo por cable que guió su camino. La tecnología era inaudita en ese momento, pero ahora forma parte integral de los aviones de pasajeros e incluso se encuentra en la mayoría de los coches.

Al inicio del programa Apollo, los pilotos controlaban los aviones mecánicamente, con cables y varillas que conectaban sus instrumentos a las superficies de control de la aeronave, como las aletas de las alas y los timones traseros. La NASA encargó a los Laboratorios Draper la construcción de un sistema de guía computarizado para el módulo de comando Apolo y el módulo lunar. Después de Apolo, la NASA y sus socios pasaron años adaptando el sistema para su uso en aviones, donde ahora es común.

Uno de los spinoffs más frecuentes de todo el programa espacial fue inventado para los trajes espaciales de la era Apolo. La NASA creó un aislante reflectivo mucho más efectivo tanto en libras por libras como en pulgadas por pulgadas que cualquier otra cosa disponible yq ue desde entonces se ha utilizado en casi todas las naves y trajes espaciales de la NASA.

En otro caso, para evitar que los astronautas enfermasen por microbios, la agencia reclutó al fabricante de alimentos Pillsbury quien desarrolló un sistema para tomar el control de todo el proceso de fabricación, desde las materias primas hasta el entorno de procesamiento, pasando por la distribución y las personas involucradas.

Otro ejemplo son las baterías recargables para audífonos, las cuales debutaron en 2013, basándose en el extenso trabajo realizado por la NASA durante y después de Apolo. Ahora, laspilas de plata-cinc para audífonos de la compañía pueden tener suficiente energía para durar todo el día y pueden recargarse más de 1.000 veces sin perder rendimiento.

Un superordenador que ahora es inferior a un smartphone

Una de las curiosidades que más destaca a día de hoy, es por ejemplo la capacidad y potencia con la que contaba un ordenador de aquella época. Aparatos de grandes dimensiones que hoy poco tendrían que hacer frente al rendimiento de un smartphone, por lo que no deja de impresionar que equipos comoa quellos lograron llevar a cabo algo tan complejo como un viaje de ida y vuelta a la Luna.

Desde la Tierra, en el Goddard Space Flight Centre y el Manned Spacecraft Center en Houston, se trabajó con el mainfream de IBM System/360 75, el cual se implementó con lógica cableada en lugar de microcódigo como todos los otros modelos de IBM S/360. Para los curiosos más techies, aquí un esquema y explicación de la configuración del equipo.

En cambio en las aeronaves, se montó el Apollo Guiding Computer (AGC), fabricado por Raytheon y diseñado por el laboratorio de instrumentación del MIT, un equipo que destacó por ser uno de los primeros en usar circuitos integrados. Había uno en el LEM y otro en el CM.

Planes para volver

La NASA se prepara ya para regresar a la Luna en 2024. La agencia espacial está planificando la próxima ronda de avances tecnológicos necesarios para establecer operaciones sostenibles para 2028 y enviar futuras misiones tripuladas a Marte. Si la historia nos sirve de guía, muchas de estas tecnologías pasarán a formar parte de la vida cotidiana en la Tierra, como ya lo han hecho muchos inventos del Apolo.

Tomado de www.computerworld.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1
Hola!
En que podemos ayudarte?
Powered by